Asurancetúrix(a)

Miguel Jiménez

| 4 septiembre 2019 - Actualizado a las 05:20h
Qué encanto de criatura, qué dulzura en la mirada, qué arqueo de cejas, qué acompasado todo con su suave parpadeo, qué manera de ladear la cabecita, de caminar a saltitos, de obligar a hacer girar la cabeza a mamás y abuelas, pasillo arriba, pasillo abajo, con su mono azul bordado de flores rosas, las muñecas a juego de pulseras engarzadas con bisutería de lapislázuli, y esos lazos turquesa sobre dos coletas que flotaban, pasillo abajo, pasillo arriba, como alas, angelicales, en verdad angelical...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión