Nos vemos el lunes

Paco Prado

El lunes, a primera hora, en Barcelona, volveremos a escenificar esa vieja pasión nuestra por el diálogo en general y por la información de calidad en particular. Cuesta mucho, en todos los aspectos, organizar nuestros desayunos informativos. Pero cada evento que organizamos vuelve a recargarnos las pilas con el respaldo abrumador que otorga el sector logístico a esta muy ambiciosa iniciativa.
La asistencia masiva de directivos y empresarios a nuestros desayunos informativos, la valoración especialmente positiva que de ellos hacen y la gratitud que nos transmiten por animarnos a organizar estos foros de información y diálogo, es lo que nos da combustible para seguir adelante. Con su apoyo, nos animamos a trabajar todo el equipo de Diario del Puerto durante semanas para darle al sector el mejor foro informativo que se nos ocurre: la información directa de la fuente al directivo, con el valor añadido de poder interactuar con los ponentes que, además, tocan temas directamente relacionados con el día a día de la logística. Esta forma de recoger e intercambiar datos, es sin duda la más adecuada para estar bien informados, sobre todo en los tiempos actuales, donde la información, el periodismo, está viviendo un proceso de deterioro creciente. Está de moda mezclar opinión con información, datos con rumores y certezas con "post verdades", que es la curiosa forma que tienen los mentirosos de llamar, ahora, a las mentiras. Buscar la información correcta es imprescindible. Eliminar intermediarios elimina posibilidades de que se distorsione la realidad que se nos transmite. El lunes tendremos la suerte de poder escuchar en vivo y en directo a Antolín Goya, coordinador general de Coordinadora, y a Sixte Cambra, presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, bajo al coordinación de nuestra compañera y sin embargo amiga, Elena García. La grandeza de estos desayunos informativos es que las posibilidades de obtener información distorsionada se eliminan por completo o casi. Nadie nos dirá que le han dicho que han dicho que dicen. Nosotros mismos vamos a escuchar el dato de quien más sabe del tema, en este caso, "La estiba ante los automatismos y la liberalización". Además lo haremos rodeados del sector logístico, que ha confirmado en masa su presencia en el evento hasta sobrepasar las previsiones de asistentes que teníamos planificadas. Si toda la información que manejamos todos y cada uno de nosotros fuera verídica, todo sería mucho más sencillo. Lejos estamos de alcanzar un periodismo sin distorsiones, una sociedad sin mentiras. Mientras suspiramos por ese escenario, Diario del Puerto pone su granito de arena, en este año tan especial que nos lleva a nuestro 25 aniversario, ofreciendo al sector un tema de máximo interés, a través de algunas de las personas que más saben del asunto, de forma directa, en un diálogo constructivo. No se nos ocurre mejor fórmula de información. No imagino ningún problema, ninguno, que no se solucionara en parte o en todo con esta misma fórmula de comunicación sincera y diálogo constructivo. En economía, en logística, en las relaciones personales, en política... todo sería mejor si apostáramos todos por esa fórmula. Nosotros hacemos lo que está en nuestras manos, colaborando al diálogo en función de la responsabilidad y autoexigencia que nos otorga nuestra profesionalidad. A cambio de todo eso, contamos con el mencionado impulso que nos dará compartir la iniciativa con todos los que han confirmado su presencia en el nuevo desayuno informativo de Diario del Puerto. Nos vemos el lunes.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.