Holganza

JAIME PINEDO Bilbao

Si como decía Óscar Wilde, la mejor manera de evitar una tentación es caer en ella, la mejor manera de prevenir el síndrome postvacacional sería “¡¡Quedarse currando todo el veranito!!” como divertídamente ilustró días atrás nuestro gran Enrique Hormigos en su viñeta de la página 2 de este Diario.

| 30 julio 2019 - Actualizado a las 05:20h
Sin embargo, y sin ánimo de polemizar con Wilde y con Hormigos, llegados a la orilla de este 30 de julio, uno no piensa en absoluto en darse la vuelta para nadar hacia la otra orilla después de haberlo hecho 333 días y 333 noches, a menudo contra viento y marea, para evitar ese síndrome postvacacional que si algo demuestra es que las vacaciones han merecido la pena y han sido plenamente disfrutadas. Porque no se extraña lo que no se quiere, se desea y se goza.Y es que siempre he desconfiado de q...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión