Y tú, ¿cuál es tu bandera?

Fernando VITORIA

| 7 octubre 2021 - Actualizado a las 05:20h
Cuando hablamos de derechos fundamentales o de igualdad no puede haber bandos; sólo existe la parte que está al lado de la libertad, del respeto y el sentido común.
Cuando hablamos de derechos fundamentales o de igualdad no puede haber bandos; sólo existe la parte que está al lado de la libertad, del respeto y el sentido común.

Cuando hablamos de derechos fundamentales o de igualdad no puede haber bandos; sólo existe la parte que está al lado de la libertad, del respeto y el sentido común. Si hay alguien al otro lado, que por desgracia haberlos haylos, no merecen ni respeto ni comprensión. Y esto no es superioridad moral, esto es una realidad que debemos asumir desde ya mismo.

Permanecer en la equidistancia en estos asuntos puede ayudar a capear temporales y a evitar salpicones, pero esa comodidad nos lleva a diluir e incluso borrar el compromiso social que, como seres humanos, deberíamos llevar incorporado de serie. Mirar hacia otro lado, ponerse de perfil, taparse los oídos, los ojos y la boca… nos convierte en animalitos. Insulsos y cobardes.

Pero no hace falta que nos vayamos a los grandes asuntos en los que estamos pensando. Basta con analizar el día a día, los comportamientos de cada momento, para comprobar hasta dónde puede llegar la incongruencia.

¿De qué te sirve ser un defensor máximo de los derechos humanos y de las libertades si te comportas con tu compañero como un miserable? ¿Cómo puedes alardear de determinadas causas si infringes un castigo psicológico consciente a ese que no soportas? Lo siento, no concibo una defensa parcial de valores universales. O se es todo o no se es. No valen medias tintas.

Mirar hacia otro lado, ponerse de perfil, taparse los oídos, los ojos y la boca… nos convierte en animalitos. Insulsos y cobardes

Aterricemos. Cansados estamos de que vengan a explicarnos cómo organizar el mundo de la logística; de que nos digan lo que tenemos que hacer, cuándo y de qué forma. Estamos hasta el gorro de que políticamente se utilicen las medias tintas cuando se habla de transporte, de puertos o de logística.

No se puede reducir un posicionamiento de compromiso con el medio ambiente y el desarrollo sostenible a una idea negacionista de los puertos y pasar por alto o no tener en cuenta cómo te desplazas habitualmente,  qué recursos estás utilizando para que te lleguen las compras a casa o de qué está hecho todo eso que vistes o que comes. ¿Cuál es la huella de carbono de tu propia existencia?

Tampoco tiene demasiado sentido no ofrecer alternativas viables, y financieramente posibles, para seguir generando empleo y riqueza al tiempo que se garantiza el suministro de la industria y la capacidad exportadora de los sectores productivos. Como decía antes: o se es todo o no se es. Pero no se puede ir a medias tampoco en estos asuntos.

O somos competitivos como herramienta al servicio del comercio exterior o desaparecemos del listado de “elegidos” con tanta rapidez como una naviera cambia la rotación de un buque.

¿Quiere decir esto que tenemos que renunciar a nuestro compromiso con el medio ambiente? En absoluto, al contrario, cada vez tenemos que ser más conscientes de cómo estamos afectando a nuestro entorno y, sobre todo, de qué podemos hacer para minimizar esa fricción.

Tenemos que ser especialmente estrictos con nosotros mismos y tomar decisiones valientes y coherentes. No hay otra vía.

Ahora bien, amigo negacionista de todo lo que huele a puerto, esa bandera que enarbolas con tanta energía y con tanto grito, es exactamente la misma que abanderan los miles de empresarios y empresarias que llevan años comprometiendo su esfuerzo y su dinero para reducir su impacto y mejorar su relación con el entorno, aportando además el evidente valor añadido de la creación de empleo y el movimiento económico.

Todos estamos en el mismo barco. Sigamos avanzando a través del diálogo y el entendimiento porque la meta está bien clara y todos estamos implicados.

Para seguir leyendo hazte socio-suscriptor

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión