Aplazamiento del pago de la deuda aduanera

Nuria Nicolau e Irene Álvarez

Aunque el aplazamiento o fraccionamiento del pago de deudas tributarias como el Impuesto sobre Sociedades o el IRPF es algo habitual, no resulta tan evidente diferir del pago de la deuda aduanera en situaciones de dificultad económica. De hecho, hasta hace escasos días, la Aduana española no concedía ningún aplazamiento del pago de aranceles más allá de los 30 días previstos en el artículo 111.1 del CAU, previa prestación de la correspondiente garantía.

| 8 abril 2020 - Actualizado a las 08:58h

Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, se abre la veda a los aplazamientos de deudas aduaneras, pero solo de forma temporal y con importantes restricciones.

¿Quién puede solicitar el aplazamiento de la deuda aduanera?

Lo podrán solicitar los deudores cuyo volumen de operaciones no supere los 6.010.121,04 euros en el año 2019, lo que supone dejar a muchas empresas fuera del ámbito de aplicación de esta facilidad de pago.

Además, este aplazamiento se prevé exclusivamente para deudas superiores a 100 euros y se condiciona a que el conjunto de las deudas a aplazar y aplazadas sin garantía no exceda de 30.000 euros.

¿Cuándo y cómo puede solicitarse este aplazamiento?

Se solicitará al momento de presentación del DUA, en la propia declaración aduanera, siempre y cuando esta presentación se produzca entre el 2 de abril de 2020 y el 30 de mayo de 2020, ambos inclusive.

¿Debemos aportar una garantía?

La regla general es que sí, pudiendo emplearse la garantía aportada para la obtención del levante de la mercancía, que quedará trabada hasta la completa satisfacción del pago aplazado. Si esta  vinculación pudiera suponer problemas operativos, podrá explorarse la aportación de otras garantías.

Excepcionalmente, se prevé la posibilidad de un aplazamiento con dispensa de garantías si las autoridades aduaneras consideran que su exigencia podría provocar dificultades graves de orden económico o social al contribuyente.

Si no cumplimos con los requisitos de esta recién estrenada figura, o ya hemos rebasado su ámbito de aplicación temporal, ¿qué otras opciones tenemos?

Tal y como ha recordado recientemente la Comisión Europea (DG TAXUD) en su «Guidance on Customs issues related to the COVIS-19 emergency», el propio CAU establece en su artículo 112 una serie de facilidades de pago indeterminadas, distintas al aplazamiento clásico de 30 días, que pueden ser exploradas.

La concesión de este aplazamiento es una potestad discrecional de la Aduana, que no parece que requiera de un desarrollo regulatorio nacional específico. Por consiguiente, cualquier contribuyente que lo desee puede formular esta solicitud, ofreciendo garantías o sin garantías en supuestos de dificultades graves de orden económico o social. Esta solicitud de aplazamiento podría ser desestimada, abriéndose así un nuevo plazo de pago en periodo voluntario, pero existen sólidos argumentos para defender que no puede ser inadmitida a la vista de los supuestos tasados de inadmisión del artículo 65.2 LGT.

Otra opción que cabe explorar para facilitar el pago de la deuda aduanera es la compensación con otros créditos tributarios del mismo deudor (o cedidos a éste). Aunque en este caso no es posible acceder a la figura de la cuenta corriente tributaria, sí podría plantearse una compensación al uso al amparo de los artículos 109.1 CAU y 71 y siguientes de la LGT.

En definitiva, en una situación excepcional como la que deben afrontar los operadores, deben buscarse también soluciones excepcionales, revisando todos aquellos mecanismos que la normativa ofrece y que normalmente (y por fortuna) pasan un tanto desapercibidos por no necesarios.


Nuria Nicolau

Irene Álvarez

CUATRECASAS

Relacionadas

Opinión

A vueltas con los cánones y royalties

No exageramos si decimos que se trata de una de las cuestiones más polémicas del valor en aduanas. La administración considera, en la práctica totalidad de casos, que los cánones y royalties que paga el importador deben incorporase en el valor a declarar en el DUA. Así muchas comprobaciones terminan con cuantiosas actas por este concepto. Y más desde la entrada en vigor del CAU, que es esgrimido como argumento para avalar esta postura, olvidando que dicho texto normativo sigue exigiendo una serie de condiciones que deben cumplirse para tener que adicionar tales importes. 

 
Opinión

Embarcaciones de recreo: una de cal y otra de arena

Aunque los requisitos legales para que una embarcación de recreo con pabellón extranjero pueda acogerse al régimen de importación temporal parecen claros, nos consta que la Aduana está inspeccionando y exigiendo en algunos casos el pago del Impuesto Especial sobre Determinados Medios de Transporte —popularmente conocido como impuesto de matriculación— así como el IVA a la importación, por la entrada temporal en Territorio Aduanero de la Unión (TAU) de una embarcación de recreo matriculada en un país tercero, propiedad de sociedad no residente en la Unión Europea y utilizada con fines recreativos por un socio, también residente en país extracomunitario.