Ciudad y ciudadanos

Paco Prado

Ayer se firmó el Plan Especial de la Zona Sur Puerto de Valencia, Plan Nazaret. Y la verdad es que no estoy tranquilo al respecto. Eso de que el Puerto ponga a disposición de la ciudad terreno portuario no suele dar muy buen resultado. Ocurre, al menos así ha sido en otras ocasiones, que dárselo a la ciudad no significa siempre dárselo a los ciudadanos.

Ahí tenemos el ejemplo de la Dársena Interior. El parcheo del entorno, la disparidad de criterios de los distintos gobernantes y su común desapego a esa zona por mí adorada, ha culminado, entre otros desatinos, con un mar de cemento y cristal interpuesto entre la orilla y el paseante. No sé si el Puerto de Valencia ha hecho algún daño a la ciudad que sea mencionable en comparación con los concretos beneficios que le ha aportado, pero lo que sí creo es que la ciudad hace trizas la parte de puerto que se deja a su cargo. No me pareció bien en el pasado la cesión de los terrenos portuarios a la ciudad, y la experiencia ha confirmado mi parecer. Ni ceder la terminal de Trans Balear, ni sepultar la escalera real, ni entregar el Jardín de la Cabria, ni permitir los institutos en la orilla. Nunca lo voy a asimilar. Ceder el suelo o su uso a “la ciudad” no me parece buena idea, sobre todo cuando esa “ciudad” ha mostrado tan poco cuidado cuando se ha hecho cargo del suelo o del uso del suelo portuario.  Hay que tener en cuenta, por si no se han dado cuenta, que los políticos de turno, antes de llegar al poder, ni sabían qué era el Puerto, ni tardarán más de dos días en olvidarlo tras su caída del mando. Hay libertad de expresión. Y por eso estamos condenados a oír lo que dicen y escriben unos y otros. Y aunque nos parezca que no tienen fundamento las auténticas burradas que se transmiten, nos las tenemos que tragar. Sólo nos queda, de vez en cuando, una de cada mil veces que nos apetece, haciendo uso nosotros también de esa mal usada libertad, decir o escribir parte de lo que pensamos. Mi opción, la que ya he comentado en otras ocasiones, es que si hay que poner espacios a disposición de la ciudad, lo cual no tengo nada claro, habría de ser con la condición de que permanecieran siempre bajo gestión portuaria. Para el Puerto sería una faena más, eso de gestionar suelo portuario de uso ciudadano, lo sé, pero esos ciudadanos lo iban a agradecer. O si no lo agradecen, que no son muy dados a ellos, sí realmente lo iban a disfrutar. Sería lo suyo que los habitantes de la ciudad disfruten del jardín... portuario, o del espacio deportivo... portuario, gestionado y cuidado por ... el Puerto.

El Puerto hará una millonaria inversión y pondrá a disposición de la ciudad el uso de unos terrenos que son una inmensa joya. Un espacio de jardines y uso deportivo del mismo tamaño que todo el Parque Central de Valencia cuando se concluya, si es que algún año se concluye. Un total de 230.000 metros cuadrados de zona recreativa junto al mar. A cambio de esto y de todo lo que aporta el Puerto a la ciudad, ojalá se acabara consiguiendo, que no se va a conseguir, al menos en Valencia, que la ciudad valore a su puerto como merece. Si es mucho pedir, nos conformaríamos con que cuando vuelvan a hablar del puerto, al menos supieran de qué hablan.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.