Encallados

JAIME PINEDO Bilbao

El buque mercante “Blue Star”, un quimiquero de 129 metros de eslora que navegaba sin carga  bajo pabellón maltés de Bilbao a  A Coruña, encalló a las 23.50 horas del pasado viernes en la costa de Ares, un municipio gallego situado en la provincia de A Coruña, en las Rías Altas, sin que hubiera que lamentar daños personales, medioambientales o materiales, más allá de los que pueda sufrir el casco del buque.

A la hora de escribir estas líneas, el “Blue Star”  sigue allí, varado en la zona de As Mirandas, cercana a las playas de Barrosa y A Canteira, próximas a unos islotes, componiendo una imagen tan bella como poderosa y desconcertante. Después de varios intentos frustrados al romperse los cabos que unían el barco al remolcador “Don Inda”  de Salvamento Marítimo, el “Blue Star”  espera ser reflotado  por la empresa holandesa Smit Salvage, la misma que actuó en los naufragios del “Prestige” y el “Modern Express”. Como entonces, esta tampoco será tarea fácil.

Mientras tanto, lugareños y curiosos llegados de otras partes contemplan absortos la estampa del “Blue Star” azotado por  el oleaje; una imagen que el fotógrafo de EFE, Kiko Delgado, ha sabido retratar con maestría y un gran dominio de la composición fotográfica. La fotografía tiene el don de integrar con aparente naturalidad realidades contrapuestas, de convertir aquello que nos desconcierta en un elemento estético y cargado de belleza. 

Existen en el mundo muchos rincones donde encontrar barcos varados. Desde la playa de Sarakiniko, en la isla griega de Milos hasta la costa norte de Aruba, pasando por Cabo Blanco, en Mauritania; las Islas Fraser, en Australia, o el Canal Beagle, en Argentina. 

Sin embargo, no hace falta irse tan lejos para contemplar la imagen de un barco varado. Hace ahora 20 años, en las Navidades de 1999, fuimos muchos los vizcaínos los que un día sí y otro también nos acercamos hasta Ereaga, en Getxo, para contemplar la imponente silueta del mercante cubano “Rilos”, de la Coral Lines, varado sobre las rocas a escasos metros de la playa tras romper amarras en su atraque de Santurtzi a causa del temporal. El 23 de enero de 2000 fue finalmente liberado con la ayuda de dos remolcadores y trasladado al Canal de Deusto, donde sus tripulantes permanecieron durante meses  en situación de abandono por parte de la naviera hasta que finalmente pudieron se repatriados. 

También por aquellos años, recuerdo un viaje a las Islas Canarias, uno de cuyos motivos principales era visitar sendos barcos encallados en las costas de Lanzarote y Fuerteventura. Precisamente ahora estamos viviendo los últimos días del “Telamon” en Arrecife, donde lleva encallado desde octubre de 1981, ya que el Ministerio de Defensa, a través de la Armada, ultima la concesión del permiso definitivo para la retirada de los restos del espacio que viene ocupando cerca del muelle de Los Mármoles.

Por su parte, el “American Star”, el lujoso crucero que encalló frente a la costa de Pájara (Fuerteventura) en enero de 1994 cuando era remolcado y que quedó partido en dos aquel mismo verano,  dejó visible su proa hasta 2007. Cuentan que hoy apenas es posible divisar algunos de sus restos en bajamar.

El “Blue Star”  es un buque joven al que aún le quedan muchos puertos por visitar, muchas millas por navegar. Pero en el improbable caso de que permanezca para siempre encallado en As Mirandas, debe saber que no estará sólo. Siempre tendrá quien vaya a visitarlo y compadezca su mala suerte. Los barcos siempre dejan un bonito cadáver. Un regalo para la vista.

Relacionadas

 
Opinión

Charcos y charcas

Ya tenemos aquí la Cumbre del Clima,  la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), a la que está previsto que asistan delegaciones de 196 países. Supongo que entre ellos  estará Vanuatu, una minúscula isla del Pacífico Sur que, de ser catalogado como el país más feliz del mundo, ha pasado a ser el kilómetro 0 de un cambio climático que está destrozando la isla y tornando la felicidad de sus poco más de 250.000 habitantes en pesadilla.   El  mar sube cada año 11 centímetros en las islas del Pacífico Sur, donde los ciclones han aumentado un 20% y la temperatura media crece un grado cada año. La alerta está más que justificada.

 
Opinión

1994

En los tiempos que corren, o más bien, vuelan, a veces viene bien detenerse un momento y echar la vista atrás para luego volver a mirar al frente con la determinación de quien sabe bien de dónde viene y también a dónde quiere ir. De ahí que las personas seamos tan dadas  a recordar y a celebrar los aniversarios con una indispensable dosis de nostalgia, con el pensamiento puesto en un pasado que se recuerda con cariño.

 
Opinión

Order! Order!

Si tienen pensado viajar a Londres próximamente, les ofrezco una buena recomendación. Acérquense de lunes a jueves sobre las 11.00 horas (los horarios varían según el día) a St. Margaret Street, frente a Cromwell Green, en Westminster. Es la entrada por donde el público, británico o no, accede al Hall of Commons, o Cámara de los Comunes, para asistir en vivo y en directo a las sesiones y debates del Parlamento  Británico. Es gratis, tanto el acceso como mi recomendación.