Escuchar

Paco Prado

Seguimos empeñados en comunicar bien. Algún día se hará justicia a la buena comunicación. Se enseñará en los colegios. Se inculcará en las familias y se exigirá en cualquier relación de cualquier tipo. Por eso mismo, se castigará con la muerte social al mentiroso.
| 2 febrero 2018
La mentira es de las mayores faltas de respeto posibles. Mentir es abusar de la confianza. Mentir es aprovecharse de la bondad ajena. Mentir es exprimir la necesidad de los más exprimidos. Cuando nos confunden sobre si las acciones están bien o están mal, hay que recurrir a dos conceptos para adjetivar, para juzgar: si se ha respetado la ley y si se ha respetado la verdad. Toda la porquería que rodea nuestra vida, social, política o económica, tiene su origen en la mentira o en sus hermanas, las medias verdades, la tergiversación, la exageración y la demagogia. Con todo esto, qué importante es elegir las fuentes de las que beber la información, sobre todo cuando hemos de tomar decisiones para nuestra empresa, para nuestro futuro, en función de la autenticidad de los datos. Ahora, cuando hay más canales de llegada de datos que nunca, es cuando, precisamente por eso, se hace imprescindible ir directamente a la fuente, y tener claro que cuanto más cerca bebamos del manantial, mejor. Por eso creemos que no hay nada mejor, también en información logística, que poner delante de los profesionales de nuestro sector a los generadores de conceptos y opiniones. Este Diario está considerado por el sector logístico español como una fuente fiable, porque saben que podemos cometer errores, pero luchamos siempre por la precisión en cada palabra que transmitimos. Aún así, la obsesión por el mensaje puro nos ha llevado a organizar nuestros Desayunos Informativos. Realmente, cuestan mucho de organizar, en tiempo y en dinero. Sin contar el coste mayor de todos, el coste en tensión y en nervios propio de organizar semejante evento. A todo eso hay que ponerle la guinda del cabreo gratuito que genera la falta de respeto al trabajo ajeno. Con todo y con eso, seguimos pensando que hay una necesidad en el sector de creciente información pura e inmediata. Así, el próximo día 20 de febrero volveremos al ataque, con otra carga de datos y reflexión puesta a disposición de todo el sector. Comunicaremos directamente el criterio del experto al criterio del invitado, con la posibilidad de lo que es todavía más valioso e interesante: el diálogo entre invitados y ponentes. Les confieso que, como digo, esta iniciativa está rodeada de dificultades que no paran de entornar cánticos para llevarnos al desánimo, a hacer lo que se suele hacer... estarse quieto, dejarlo. Pero seguiremos. El sector nos los pide y a él nos debemos, por mucho que nos tienten para mandarlo todo contra la escollera del desaliento. El día 20, en el Edificio Veles e Vents de Valencia, celebraremos un evento de comunicación pura, directa de la fuente a los sentidos de los cientos de invitados que nos acompañarán. Hablaremos de las claves de futuro en nuestro sector, bajo un doble enfoque, teórico y práctico. Escucharemos a Vicente del Río, director general de la Fundación Valenciaport y a Francisco Lorente, presidente de MSC España. Les podremos preguntar mientras desayunamos viendo subir el sol sobre el Mediterráneo. No suena mal. Fernando Vitoria, director de este Diario, se encargará de agilizar el diálogo y de sacarle el máximo provecho a tan valiosos criterios. Todavía están a tiempo de inscribirse, si eso del futuro del sector les interesa, claro.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.