Logística, solución y éxito

Paco Prado

Lo dicen mucho últimamente nuestros queridos políticos, eso de que la logística tiene una inmensa importancia. Lo afirman ellos y los logísticos.
| 1 diciembre 2017
Los primeros creo que cuando llegan al poder lo dicen como parte del postureo. Luego, cuando llevan un tiempo al mando, cuando conocen algo más de este particular mundo, empiezan a creérselo más y, poco a poco, acaban por sentir por nuestro sector cierta admiración, enganche, cariño, amor o como ustedes lo quieran llamar. Es entonces cuando se van o los echan. Amores de verano, poco fructíferos para un sector que requiere como pocos de planificación a largo plazo. Respecto a los logísticos... pues no acabo de creerme que se den cuenta todos de todo lo que tienen entre manos. Para concretar toda la envergadura de la logística es preciso mirar muy lejos, con perspectiva, con horizonte. Y hay muchos directivos nuestros que son más de tener la vista sobre lo que hay sobre su mesa que de mirar por la ventana. Lo cierto es que no hay casi ningún problema que no se pueda solucionar con comunicación. Y la logística es... comunicación pura. Si se consigue la excelencia comunicando, se puede conseguir cualquier cosa. Si pudiéramos hacer llegar las mercancías, el mensaje, a cualquier lugar, sin mermas ni distorsiones, no habría hambre en el mundo. Materia prima, alimentos, riqueza, agua... hay. Incluso, creo que hay corazón y solidaridad como para que millones de personas cedieran muy a gusto la parte de tarta que les toca, la que no se van a comer, si supieran que les va a llegar a quien realmente lo necesita. Lo que falta es una logística, una distribución adecuada. Este es un enfoque quizás ilusionado, ojalá ilusionante, esperemos que no iluso. No sé si lo podremos constatar algún día. Supongo que no. Lo que sí que palpamos ya, de forma creciente, en la otra punta del escalafón, donde habitan las grandes fortunas, es la
enorme importancia de la logística en las iniciativas de mayor éxito de cuantas conocemos. Piensen en las empresas más exitosas del planeta. Y verán que se basan en la excelencia logística. En haber dado un paso más en el transporte, almacenaje y distribución de mercancías. Da igual que piensen en Inditex o en Amazon. La clave de estas dos grandes y exitosas no es otra cosa que una logística óptima. Lo importante no es lo que venden, sino lo que tardan los últimos diseños en estar en la tienda o el pedido en tu casa. El mercado va por delante, impone su ley antes de que los legisladores se enteren. El desarrollo de la logística puede limar desigualdades y generar infinitas puertas al futuro. El ser humano está podrido de ansia consumista. Convierte en necesidad lo que no lo es. Y lo quiere todo ya. Satisfacer ese deseo candente no es posible para las limitaciones propias de los hombres, y las mujeres, pero sí es posible para la logística. No nos da tiempo a movernos para experimentar y consumir todo lo que nos apetece, a no ser que nos lo traigan a casa. Si somos capaces de ser excelentes en logística, vamos a alucinar viendo cómo va a cambiar el mundo. Automatismos, nuevas tecnologías, globalización de mercados, bonanza económica, conjugados con una buena logística, serán la base de una nueva y rotunda revolución en la historia de este planeta. Además, no va a ser a tan largo plazo. Creo que casi todos nosotros lo veremos.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.