Juntos en el veinticinco y más allá

Paco Prado

El lunes estrenamos año nuevo. Empezamos. Otra vez. Como cada día, pero más. Desde aquí, tenemos el privilegio de poder contar a nuestros lectores lo que pasa y, lo que es un lujo todavía mayor... lo que nos pasa.
| 27 octubre 2017
El domingo 29 de octubre cumplimos veinticuatro años editando este Diario del Puerto. Así, el lunes estrenamos año nuevo en nuestro particular calendario, en nuestra particular historia, esa que lo mejor que tiene es que la compartimos con ustedes. Está claro que plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro no es lo más difícil. Lo realmente complicado y meritorio es regar el árbol, educar al niño y... que te lean. Gracias por leernos. Diario del Puerto necesita de sus lectores, de las felicitaciones y las críticas que cosechamos cada día, de su complicidad al otro lado de la pantalla, frente al papel y la tinta. Por eso tenemos previsto celebrar el año veinticinco de una forma muy especial, siempre con todos ustedes. Además de la fiesta correspondiente, nos volcaremos con la especialidad de la casa: mejorar nuestra oferta y nuestros productos, con motivación, si cabe, más fuerte que nunca. A todo estarán ustedes invitados, como lo que son: parte imprescindible de Diario del Puerto. De las mejoras y novedades iremos informándoles puntualmente. De momento, el pistoletazo de salida a estas nuevas y singulares iniciativas lo dimos el miércoles en Castellón con la primera edición de nuestros desayunos informativos. Fue toda una declaración de intenciones de lo singular que queremos que sea nuestro año veinticinco. El agotamiento por organizar el evento se convirtió en energías renovadas, al comprobar cómo respondió la comunidad logística, política y empresarial a la convocatoria de Diario del Puerto. Valió a pena el camino recorrido, no ya en las últimas semanas de intensa preparación del desayuno con María José Salvador, consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio de la Generalitat Valenciana, sino en los últimos veinticuatro años. Y es que la conexión de este Diario con sus lectores no es algo que se consiga por generación espontánea. Ganarse la confianza del sector es complejo. Mucho. Y creo que empezamos a lograrlo. Estamos contentos. Llegar hasta aquí, de la forma que este Diario lo ha hecho, a nosotros nos vale. Tenemos hoy la satisfacción por el trabajo realizado y la certeza de que queda mucho por hacer, mucho por mejorar. Habrá más desilusiones, más alegrías, más exclusivas, nuevos sistemas de comunicar, cambios, novedades. Así ha venido siendo desde el 29 de octubre de 1993. No sé si hacer un periódico es complicado o muy complicado. Sé que hacer las cosas como las hacemos es... jodidamente difícil. Pero, como siempre digo, ni sabemos ni queremos hacerlas de otro modo. No nos gustan los atajos ni las ayudas distorsionadas ni usar el trabajo ajeno. Y así... no es sencillo. Pero lo disfrutamos mucho. Además, esa dificultad, la misma del primer día, la misma de todos y cada uno de los 5.791 números que llevamos de Diario del Puerto, es hoy más llevadera, más liviana. Al menos esa sensación tenemos, porque contamos cada día con más lectores, más amigos, más logísticos que nos eligen para estar bien informados. De su mano nos adentramos el lunes en el año que hace veinticinco, con gran alegría por llegar a tan redonda cifra y con especial ánimo para alcanzar nuevos retos... juntos.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.