Proponer y casi disponer

Paco Prado

Comunicar y comunicar bien, esa es la cosa. Piensen en el problema o la cuestión que quieran e imaginen una comunicación óptima, sin mentiras, sin palabras superlativas, las enemigas declaradas de la inteligencia emocional, verá como lo ve solucionado.
| 13 octubre 2017
En nuestra mano está comunicar correctamente en las distancias cortas, con una norma sobre todas: no mentir. Cuando de lo que se trata es de comunicar a la sociedad, a lo grande, no hay más camino que el dinero. Las ideas se expanden a lomos de los medios de comunicación social que se conquistan a base de estridencia... o de pasta. El dinero puede ser tuyo o ajeno, de tus votantes, pero si tienes capacidad de contratar campañas de publicidad y/o cuentas con medios propios, todo es más sencillo. Hace unos días se celebró un acto de comunicación brutal en Madrid. Nunca una iniciativa empresarial privada había apostado tan fuerte por transmitir una idea como lo está haciendo la Asociación Valenciana de Empresarios con la defensa del Corredor Mediterráneo. Cientos de miles de euros invertidos en un único objetivo: conseguir masa social suficiente para que el Corredor no se retrase. Grandes eventos en distintas ciudades, página web propia, campaña publicitaria en prime time en televisión... lo nunca visto. AVE, que hace poco afirmaba que su misión era proponer a los políticos para que ellos dispusieran, ha propuesto tan intensamente que no hay quien, mientras siga la campaña, se atreva a disponer otra cosa. No habíamos visto tanto empresario junto jamás, ni tal despliegue de medios. Esta campaña puede marcar el camino. Se confirma que ya han pasado los tiempos de ir a pedir al altivo político parapetado tras su repujada mesa. Es momento, ante el nefasto nivel político que nos está tocando sufrir, de coger el toro por los cuernos, antes de que nos zarandee o se vuelva a los corrales tan ricamente. No, no hay nadie más. No queda institución en pie en quien confiar. Las asociaciones empresariales, hace tiempo que lo escribo, han de asumir su responsabilidad y cumplir el papel que les toca, ante el vacío de referentes. Hay que proponer, sí, en todos los aspectos, no sólo en el económico, pero también hay que vigilar que se dispongan los medios adecuados para alcanzar los buscados objetivos en, y esto es muy importante, los plazos marcados. Si en el caso del Corredor las ventajas para los empresarios y las personas del Arco Mediterráneo son tan contundentes, no digo yo que paguen empresas y personas esta infraestructura, pero sí que inviertan dinero y tiempo no ya en ejecutar la obra, sino en comunicarla adecuadamente. Lo que está haciendo AVE es fundir la farfolla con el maíz. Darle el celofán adecuado al regalo, la banda sonora correcta a la película. Comunicar rotundamente la también rotunda necesidad de un proyecto. Lo malo de hacer las cosas bien es que te suele generar nuevos encargos. La cola de temas esperando a que AVE, o quien pueda funcionar con un músculo similar, los haga suyos es cada vez más larga. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Se nos han caído los referentes que teníamos. La sociedad necesita de referentes. Asumir el rol es necesario, aunque sólo sea para que no lo ocupen otros. Es posible mover las cosas aunque quien ha de moverlas no se mueva. Primero moveremos las cosas y luego a los inmóviles.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.