El necesario despertar

Paco Prado

Existe un modelo de directivo logístico, ciertamente extendido, que guiado por resultados empresariales ubérrimos, se repite cada día de su vida, laboral y quizás de la otra, si es que la tiene, eso de que le dejen como está. No quiere saber más, ni de lo que hay ni de lo que habrá. Su mirada llega hasta el borde de la mesa. Y les va bien. Muy bien.
| 8 septiembre 2017
Existen también los profesionales, casualmente algo más jóvenes, que no sólo ven el árbol, sino también el bosque de novedades que se acercan con estrépito hacia este sector inmovilista y peligrosamente rancio en muchos de sus aspectos. Podemos mirar para otro lado, pero los cambios rotundos en el sector logístico son una realidad concreta. No hablamos de detalles evolutivos, sino de una más que probable revolución en muchos de sus aspectos fundamentales. Se debate sobre si los estibadores han de ganar mucho o más, vertiendo ríos de tinta de cambiante color sobre el sobado tema. En cambio, no prestamos la atención debida a temas que van un poco más allá, como la imparable automatización en muelles y terminales. Al igual que a los coches eléctricos los han parado las multinacionales del petróleo, la innovación en la estiba choca de frente con los estibadores. Unos y otros sujetarán el futuro, el progreso, mientras puedan. Pero acabarán imponiéndose primero los coches con enchufe y los estibadores sin enchufe y después las terminales sin estibadores y los coches sin conductor. Más pronto que tarde la logística se abrirá totalmente al futuro, o el futuro la rajará en pedazos. Hay que abrir la mente ante las novedades en dirección de empresa, comunicación, normativas, automatismos, fusiones, adquisiciones... El camino es la información de especial calidad, seleccionada y directa. Información que genere formación. Creemos necesario sacudir al sector ante este futuro que hace tiempo que es presente, queramos o no. No es sencillo, pero intentamos cada día, a través de todos nuestros medios de comunicación, intentar despertar en su justa medida al sector logístico de nuestro país para que levante los ojos del día a día y miren el futuro que viene, para cambiar la rutina actual o, sencillamente, para saber que vienen cambios y toca atenderlos o apartarse de su camino. En unos días entraremos en el año 25 de vida de este medio de comunicación. Un momento excelente para dar otro paso hacia esa información de valor añadido que siempre hemos defendido. Con esa idea hemos activado una herramienta más de información y formación, los desayunos informativos de Diario del Puerto, que empezarán a ser una realidad el 19 de septiembre, con la presencia del Secretario de Estado, Julio Gómez-Pomar, en Barcelona. Nos dicen las empresas que somos el medio de comunicación de referencia en el sector logístico en España y que es nuestra responsabilidad colaborar directamente en la necesaria evolución de la mentalidad del sector. No rechazamos esa demanda y, camino a nuestro XXV Aniversario, abrimos esta nueva forma, directa e interactiva, de información, reflexión y formación para todo nuestro amado sector logístico. Meses de trabajo, miles de euros de inversión, a cambio de reforzar el papel dinamizador que el toca a este Diario. ¿Servirá para espolear la conciencia evolutiva en el sector logístico? ¿La verdad? No lo sé. Nosotros hacemos lo que debemos hacer y, en el caso de los desayunos informativos de Diario del Puerto, muchísimo más de lo que se nos puede exigir. Esperemos que sirva para algo.

Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.