Esa perversa distorsión

Fernando VITORIA

| 4 marzo 2021 - Actualizado a las 05:20h

Actualmente vivimos encadenados a un espejo y a una sociedad que te obliga a comparar que sólo muestra una parte muy pequeña de la realidad. Es algo así como una distorsión perversa que enseña lo que queremos ver y oculta una buena parte de lo que tenemos alrededor, que no es poco. Y el problema real es que nos suelen juzgar por aquello que no podemos o no alcanzamos a ver.

Podríamos hacer una metáfora de esta situación en casi cualquier ámbito de la vida, pero hoy siento la necesidad de centrar el foco en esos grupos o colectivos que, por defecto, tienen la obligación de oponerse a cualquier cosa que tenga que ver con cualquier puerto, sea lo que sea.

A los que se preocupan por el entorno (que por cierto no es una preocupación propiedad exclusiva de un solo colectivo) es conveniente que alguien les insinúe que el “entorno” es mucho más que lo que ellos ven.
A los que se preocupan por el entorno (que por cierto no es una preocupación propiedad exclusiva de un solo colectivo) es conveniente que alguien les insinúe que el “entorno” es mucho más que lo que ellos ven.

Para seguir leyendo hazte socio-suscriptor

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión