Gracias

Paco Prado

Sacar adelante una empresa, los lectores lo saben tan bien o mejor que nosotros, dista de ser algo fácil. Pocas iniciativas empresariales sobreviven a los tres primeros años. Y muchas empresas de las que siguen abiertas no lo hacen porque sea rentable, sino porque, sencillamente, se resisten a cerrar. Diario del Puerto celebró ayer su 25 aniversario.

| 30 noviembre 2018

O al menos eso estaba previsto cuando estas letras tecleo. No nos queremos poner estupendos. A esfuerzo y lucha por salir adelante muchos de nuestros lectores nos pueden dar lecciones, sin duda. Lo que sí creo destacable es lo de sobrevivir en el mundo de las editoriales y las artes gráficas, siguiendo, además, unos parámetros de rigurosa honestidad. No sé ustedes, pero conozco a pocas o ninguna editorial que gane dinero. Que malvivan y/o sobrevivan, sí. Lo de ganar dinero es otra cosa.  Diario del Puerto, Grupo Diario, sobrevive y avanza construyendo futuro. Y lo hacemos gracias a eventos como el que estaba previsto celebrar ayer. Contamos con el más que valioso apoyo de nuestros lectores, anunciantes, proveedores y amigos. Todos ustedes, todos vosotros. Pero no se trata tanto de la suscripción que paguen o del presupuesto de publicidad que nos destinen, se trata de que, poco a poco, nos van tratando mejor. El cariño del sector logístico español ha ido avanzando año a año, para culminar en la tarde noche del jueves en la abrumadora concentración de profesionales, directivos, autoridades, llegados de todos los puntos de España, que nos confirmaron su presencia en la celebración del XXV Aniversario. Cuando digo desde todos los puntos, me refiero a que han de venir desde Galicia, Madrid, Andalucía, Castilla la Mancha, País Vasco, Catalunya, Alcolea incluso… Esa muestra de cariño ha conseguido cargarnos las pilas a tope, de ilusión y fuerza renovada. Nos han de dar impulso para seguir en este sector de la comunicación tan terriblemente complicado. Estoy, estamos, en deuda con todos y cada uno de los más de 600 logísticos, en números reales, que se apuntaron a la fiesta de ayer.  Tantos que, como digo, dejaron cortas todas las previsiones. Gracias a todos por acompañarnos. Por subirnos un poco más el listón de lo que se espera de nosotros, en función de lo que ya nos han dado. Habrá más ocasiones de vernos en eventos de Diario del Puerto, paellas, Buti, Desayunos Informativos, entregas de premios, aniversarios… y cada encuentro con cada uno de vosotros, por nuestra parte, seguirá sumando un poco más para ir convirtiendo esta relación de trabajo que mantenemos con miles de empresas y profesionales, en una relación de amistad.

Estoy un poco ñoño, ya me perdonaréis. Y eso que, como digo, todavía no se ha celebrado el evento de nuestro XXV aniversario cuando escribo estas letras. Pero es que ya, con los apoyos que nos habéis transmitido, con la cantidad de sindicatos, asociaciones, instituciones, autoridades, empresas, profesionales, suscriptores, anunciantes, proveedores… que habéis confirmado asistencia, ya se nos encoge el corazoncito. Gracias. Hoy, si todo va según lo previsto, andaremos con la resaca emocional del evento. Una inyección de impulso concentrada, suficiente para, al menos, otros 25 años. Diario del Puerto, y este aniversario lo volvió a demostrar, es como si fuera de todos los logísticos de España. Nos quedamos deudores ante, como digo, tan desbordante y abrumadora muestra de cariño. Seguir trabajando como hasta ahora, honesta y éticamente es la forma que creo que nos pide todo el sector como pago. Podéis contar con ello. Muchas gracias.



Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.