La mediación empresarial y el win-win

| 29 noviembre 2019 - Actualizado a las 05:20h
Susana Solís G|R|A Consultores Abogado.
Susana Solís G|R|A Consultores Abogado.

Por ello, con independencia de aquellos supuestos en que el litigio judicial es inevitable, aquellas situaciones en que las que el acercamiento y el diálogo permiten atisbar la gestión del cambio en el conflicto, son las verdaderamente satisfactorias para las partes y las que ciertamente acompañan los tiempos de la realidad empresarial (que difieren de los de la judicial), pudiendo conseguirse estas a través de métodos de conciliación como la mediación, cobrando importancia dentro de este amplio campo, la mediación empresarial.  Método, que en USA o Inglaterra, se utiliza desde los años 70, en que las empresas americanas comenzaron a utilizar técnicas para resolver problemas comerciales y conflictos extrajudicialmente a través de la “Alternative Dispute Resolution”, o “ADR”.

Este tipo de mediación permite resolver problemas internos en la empresa, entre departamentos, socios, equipo profesional, con otras empresas del mismo o diferente sector, proveedores o clientes, empresas asociadas y, por diferentes materias, siendo de fundamental importancia en las empresas familiares, donde la susceptibilidad en las relaciones interpersonales puede poner en peligro hasta la viabilidad y continuidad de las mismas. Al fin y al cabo, las empresas no dejan de ser personas y sus emociones, en las que la ruptura de la comunicación interna o externa puede producir infinidad de conflictos.

Las variables que hacen que en un conflicto empresarial resulte apropiada la mediación podrían ser: (i) No hay voluntad de pleito judicial, (ii) Deseo mutuo de continuar con su relación empresarial (ej. socios de una empresa familiar); (iii) Ambas partes tienen argumentos fundamentados, (iv) Ambas partes quieren conservar el control sobre el resultado, (v) No existe desequilibrio de poder, (vi) En ocasiones se dirimen cuestiones técnicas complejas, (vii) Importancia del mantenimiento de la confidencialidad, (viii) Una mala o ausente comunicación ha generado el conflicto, (ix) Desean una solución rápida y menos costosa.

Este método flexible, es aplicable a cualquier empresa o sector, siendo numerosas las ventajas que hacen del mismo una herramienta inteligente y eficiente para la resolución de conflictos.


Entre sus múltiples ventajas, destacan:

Voluntariedad: Depende de la cooperación de las partes, pudiendo abandonar estas o el mediador el proceso en cualquier momento.

Neutralidad: El mediador imparcial, ayuda a las partes a acercarse. Sin imponer soluciones o valores, busca acuerdos duraderos y satisfacción mutua: Win-Win.

Preserva la confidencialidad: Salvo que reciba autorización para usar la información, o le sea ordenado por un tribunal, el mediador tampoco podrá actuar como experto, testigo o consultor en cualquier acción o procedimiento relativo al asunto objeto de mediación.

Imparcialidad: Garantiza el equilibrio e igualdad de las partes al no posicionarse.

Ventajas para las empresas

Posibilita que los directivos controlen la resolución de los problemas de manera directa.

Menores costes económicos personales y organizacionales respecto de un procedimiento judicial.

Más rápido y eficaz.

Satisfacción mutua generada por una propuesta concordada de soluciones.

Los problemas no transcienden, manteniéndose intacta la imagen y reputación de la empresa, ganando en competitividad.

El acuerdo se cumple porque es voluntario y no impositivo y es duradero.

Se resuelven conflictos y relaciones futuras, (importantes cuando una de las partes en el conflicto es suministrador de materiales esenciales para la fabricación del producto), evitando bloqueos y situaciones sin retroceso.

El proceso persigue la resolución del conflicto, dejando de lado cuestiones personales que enfrentaron a las partes en el pasado: mira hacia adelante.


Más

Para seguir leyendo hazte socio-suscriptor

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión