La pluma y el transporte

Miguel Rocher

Managing Director OPERPLUS (OP+)

El Periodismo y la Logística tienen mucho en común, ambos vendemos servicios, opinión y consejos basados en opinión, formación y experiencia. También podemos decir que nuestro producto es intangible, humo como llaman en charro a lo que venden los chantas. 

| 25 noviembre 2019

Podríamos incluso incluir junto con este par de profesiones a una más, la Política. Es decir, los clientes, nuestros clientes no tienen otra opción que primero comprar lo que vendemos y después saber si les damos lo que les hemos vendido o algo diferente y de peor calidad. Pero que vaya por delante que un porcentaje mucho más que elevado, de estos colectivos lo componen profesionales que aman su trabajo, trabajo que llevan a cabo con absoluto rigor, basándose en conocimientos e información que no siempre disponen y esa es la razón por la que se rodean de asesores y especialistas en cada materia. Asesores que les dicen lo que deben decir y no lo que a los que asesoran quieren escuchar. 

Muchos son los que disponen de atriles, tarimas, micrófonos, papel e incluso los hay que se vienen arriba y se creen estar en un púlpito. En definitiva, el poder que otorgan la palabra y la letra. Pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad (Roosevelt 11.04.1945). Responsabilidad que exige veracidad, honestidad y compromiso con todo aquello que se dice o escribe. Los clientes merecen todo eso, porque es por lo que pagan. No merecen aficionados que explican, con los argumentos que sean necesarios, lo que consideran quieren escuchar o leer sus clientes o potenciales clientes, pensando que no tienen memoria a corto plazo, pero incluso a los sufridores de esa maldita enfermedad de nuestra era, que tiene un nombre tan raro, siguen manteniendo la memoria a largo plazo, después de perderla a corto. Se puede presumir de profesional liberal independiente, mejor aún demostrarlo. Se puede tener una línea editorial, pero no se puede ser parte, juez y verdugo. Y, por último, no se puede, o mejor no se deben utilizar posiciones de influencia para beneficios personales ni mucho menos para trueque de favores. La verdad es la verdad. Tergiversarla, aislar partes o desordenarla, solo tienen un fin y es el antónimo de verdad. Calumnia, que algo queda (Francis Bacon 1625). 

En todas las profesiones, aunque ahora me circunscribo a las tres nombradas en este texto debería haber algunas materias que superar en las entrevistas de Recursos Humanos a saber, ética, honestidad, conciencia, principios e ideales con el único propósito de no hacer real la famosa frase de un extraordinario  cómico (Groucho Marx): “Estos son mis principios. Si no le gustan… tengo otros”.

Relacionadas

 
Opinión

Tenencia y disfrute

Managing Director OPERPLUS (OP+)

En numerosas ocasiones he escuchado que las dos mayores satisfacciones que obtiene la persona que adquiere un barco de recreo son el día que lo compra y el día que lo vende.

 
Opinión

Blockchain

Managing Director OPERPLUS (OP+)

Las nuevas tecnologías invaden todos los ámbitos de nuestra vida, tanto personal como profesional. Después de tantos años en la empresa, tratamos de reciclarnos en la medida que la vida laboral nos lo permite, aunque empiezo a pensar que algunos llegamos tarde.

 
Opinión

Mejor de vacaciones

Managing Director OPERPLUS (OP+)

Recién estrenado julio, a la espera de agosto, un par de meses de vacaciones, Ayuntamientos parados, Gobierno en funciones, propuesta investidura para finales de julio, quizás dejarlo para septiembre, o repetimos elecciones.  Los partidos jugando a los cromos, a ver cómo consiguen tener la mayoría en su álbum personal.