Normalidad sin comillas

Fernando VITORIA

A nadie se le escapa que el regreso a la “normalidad” nos está atropellando a marchas forzadas. Sin darnos cuenta, pero todavía con mascarilla, vamos retomando hábitos y rutinas, incluso algunas de las que pensábamos que no volverían… ya lo siento por los contactofóbicos.

| 21 octubre 2021 - Actualizado a las 11:32h
El sector cruceros está viviendo un nuevo amanecer.
El sector cruceros está viviendo un nuevo amanecer.

En este país, en el que muchos rigen su destino vital en función del albedrío de un esférico sobre un tapete de césped, queda más que claro que es el fútbol el que marca el tempo, impone los ritmos e incluso los estados de ánimo. Que se pueda regresar masivamente a los estadios de fútbol ha abierto la veda del todo vale. 

En el sector logístico-portuario nos movemos con otro calendario (y si hay que ser preciso diría que incluso con otros deportes como el que practican esos “maduritos del pádel”). Si exceptuamos los primeros meses de pandemia o las condiciones laborales impuestas por la misma en forma de teletrabajo, citas previas y derivados, bien podríamos decir que nuestra actividad profesional (logística) no se ha visto alterada como en otros sectores, absolutamente paralizados durante meses.

Pero esto no ha sido exactamente así para todos. En los puertos conviven muchos colectivos vinculados profesionalmente a otras tantas actividades. Y sí, ha habido tráficos, como los cruceros, que durante estos meses han sufrido un verdadero mazazo.

Los que tenemos la suerte de poder ver el mar todos los días hemos detectado que la presencia de estos buques se ha multiplicado en las últimas semanas. Tan acostumbrados estábamos a su silueta en el skyline portuario que solo nos hemos percatado de su ausencia cuando hemos vuelto a sentir su presencia.

Estoy plenamente convencido que desde aquellas oficinas del sector en las que se puede contemplar un cachito de puerto, también se han percatado de que la “normalidad” va regresando en forma de crucero y de los muchos cruceristas que merodean en torno a las zonas de confluencia entre el puerto y la ciudad.

Tan acostumbrados estábamos a su silueta en el skyline que solo nos hemos percatado de su ausencia cuando hemos vuelto a sentir su presencia

También lo habrán notado, sin duda, los muchísimos negocios locales que acogen con máxima alegría los dispendios del turista desahogado que durante sus vacaciones no piensa reparar en tonterías. Esos pequeños empresarios que no se suman a la nómina del empleo directo generado por un puerto, pero que sin duda pertenecen al grueso elenco de los inducidos… y olvidados, por cierto, de los que pretenden minimizar el impacto económico de un puerto.

Ya digo. Tenemos fútbol, tenemos cruceros… ¿Qué nos falta? (pueden abstenerse a contestar los que encabezan el reparto de “En busca del equipo perdido” y de su secuela, “Ya tengo equipo, ¿y ahora qué?”). Pues lo que falta, sin duda, es que se celebre una fiesta de la logística de las que organiza Diario del Puerto.

Y nos hemos propuesto firmemente cumplir con la parte que nos toca para regresar a la normalidad (esta vez sin comillas). Así que el 11 de marzo de 2022 lo vamos a dar todo en nuestro tradicional Concurso de Paellas, ya lo anunciamos hace unos días. Luego será el turno de la Fiesta de la Logística de Barcelona, la Buti Buti, el 27 de mayo. Y así con todo lo que se nos ponga por delante.

Porque seguimos pensando que estas fiestas son los eventos logísticos más importantes del calendario. Democratizan porque nos igualan a todos, no discriminan, no anteponen, no protocolizan… Todos tenemos la oportunidad de participar en ellas con la única condición de olvidarnos de los problemas que llevamos cada día en la mochila.

El 11 de marzo de 2022, cuando esté a punto de cumplirse el segundo aniversario de aquel fatídico 14 de marzo de 2020 en el que se decretó el estado de alarma, vamos a demostrar lo grandes que somos en este sector. Os espero a todos.

Relacionadas

Opinión

Migas de pan

No, no estamos todavía en tiempo de Navidad como para detenerme ahora con Hansel y Grettel, pero quiero referirme a esa figura de las migas de pan como el rastro que hemos dejado deliberadamente y que nos permitirá encontrar el camino de regreso a casa.

Opinión

El gestor y la persona

De las muchas y variadas lecturas que podemos hacer a la salida de Francisco Toledo de la presidencia de Puertos del Estado, me quedo con la que nos dibuja un panorama global desolador. Y es que, una vez más, queda demostrado que el sector logístico-portuario es un cero a la izquierda para la clase política o un reducto de frikis ombliguistas del que se puede reír cualquiera y al que se le puede exigir de todo: desde trabajar a pérdidas por su condición de esencial, hasta abanderar y financiar la transición hacia un desarrollo sostenible en nombre de otros sectores más vistosos y molones.

Opinión

Cuando la eficiencia no lo es todo

Dicen, los que se dedican a analizar estas cosas, que las restricciones impuestas por la pandemia han dejado algunas rutinas aprovechables que han llegado para quedarse. Me encantaría que se tratara de los asuntos de higiene personal o de la limitación del acercamiento personal, pero me temo que no, que la cabra tira al monte… Los expertos se refieren a la celebración de reuniones virtuales y sus derivados.