Tesoros olvidados

Paco Prado

Hace unos años, pusimos en marcha la Imprenta Imaginaria, una empresa de Grupo Diario dedicada a dar trabajo a esquizofrénicos. Ahí conocí a personas que no olvido, pese a mi mala memoria. Pero, sobre todo, no olvido algunas lecciones que me dieron.

| 20 marzo 2020 - Actualizado a las 05:20h
En una ocasión, uno de ellos, tras reconstruirse la muy perjudicada dentadura, me dijo que estaba muy feliz y contento… “porque ya puedo sonreír.” Me llegó la frase como un mazazo al alma. Nunca había pensado que sonreír era un tesoro. Como lo es pasear, que nos de el aire en la cara, mirar el mar, abrazar a los amigos, tomar botellines en el bar diciendo tonterías a gritos, respirar bien… respirar. Todo esto lo valoraremos dos o tres días después de la crisis, pero luego lo volveremos a olvidar...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión