Order! Order!

JAIME PINEDO Bilbao

Si tienen pensado viajar a Londres próximamente, les ofrezco una buena recomendación. Acérquense de lunes a jueves sobre las 11.00 horas (los horarios varían según el día) a St. Margaret Street, frente a Cromwell Green, en Westminster. Es la entrada por donde el público, británico o no, accede al Hall of Commons, o Cámara de los Comunes, para asistir en vivo y en directo a las sesiones y debates del Parlamento  Británico. Es gratis, tanto el acceso como mi recomendación.

Si tienen ocasión, háganlo. Mejorarán su inglés escuchando  las intervenciones de los MPs con su atildada pronunciación “oxbridge”; conocerán por dentro uno de los santuarios del parlamentarismo mundial (que no el Parlamento más antiguo, que la UNESCO sitúa en León...)  y si la ocasión lo permite, pasarán un buen rato contemplando el espectáculo desde el gallinero. Eso sí, presenciar la sesión de los miércoles a las 12.00 en la que el primer ministro británico  Boris Johnson responde las Prime Minister's Questions es posible  pero no tan sencillo. Los ciudadanos británicos  tienen prioridad y los de “overseas” debemos guardar cola por si los nacionales han dejado algún asiento libre  en la “public gallery”. 

El caso es que jamás me había planteado la posibilidad de asistir a una sesión del Parlamento Británico. Hasta ahora. Que si un partido de fútbol en White  Hart Lane, que si otro de rugby en Twickenham, que si un día completo en el Lord’s Cricket Ground tratando de entender ese maldito deporte, un musical familiar en el West End, un concierto en el Royal Albert Hall... Excusas todas.  No hay nada que pueda igualar a una sesión del Parlamento Británico en el que se debata sobre el Brexit teniendo a John Bercow, el speaker de la Cámara de los Comunes, como árbitro y a Boris Johnson como ariete ofensivo. “Orderrrrrr ! Orderrrrr!”.

Ayer supimos que el Brexit deberá esperar hasta el 31 de enero de 2020, cuando vencerá la nueva prórroga aprobada por la UE para pactar la salida de Reino Unido, en la que es ya la tercera concesión que aprueba la UE. Esta nueva extensión se produce cuando la Cámara de los Comunes se disponía a votar para realizar elecciones generales anticipadas, el 12 de diciembre, como propuso Johnson. 

No hay mal que por bien no venga. Esta tercera extensión aporta al menos algo de certidumbre al confuso escenario en que se desarrollaban las negociaciones del Brexit y concede un margen de tiempo necesario para que las Administraciones competentes dispongan de los recursos  materiales y humanos necesarios para afrontar con unas mínimas garantías el previsible impacto en los servicios de control de frontera con la definitiva salida de Reino Unido de la UE. Así, por ejemplo, habrá más tiempo para que la Administración española apruebe la incorporación de 50 nuevos profesionales, como había pedido Puertos del Estado,  para reforzar las labor de inspección  en frontera, mejorar el funcionamiento de los PIF y responder a los problemas de seguridad con los polizones.

Sin embargo, visto lo visto, nadie se fía ya de lo que sus señorías, los MPs de la Cámara de los Comunes, decidan en las próximas semanas. Viéndolos allí a los 650 parlamentarios, tan apretujados, sentados en esos bancos corridos de cuero verde, más parecidos a los asientos de escay de un Seat 850 que a los de una bancada parlamentaria, y sin espacio apenas para tomar aire, uno se pregunta qué clase de decisiones se pueden tomar  en un espacio físico tan precario y donde la ergonomía no tiene aún una entrada en la Enciclopedia Británica. Pero al menos tienen a John Bercow y sus carismáticas llamadas al orden. Algo es algo.

Relacionadas

 
Opinión

Charcos y charcas

Ya tenemos aquí la Cumbre del Clima,  la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), a la que está previsto que asistan delegaciones de 196 países. Supongo que entre ellos  estará Vanuatu, una minúscula isla del Pacífico Sur que, de ser catalogado como el país más feliz del mundo, ha pasado a ser el kilómetro 0 de un cambio climático que está destrozando la isla y tornando la felicidad de sus poco más de 250.000 habitantes en pesadilla.   El  mar sube cada año 11 centímetros en las islas del Pacífico Sur, donde los ciclones han aumentado un 20% y la temperatura media crece un grado cada año. La alerta está más que justificada.

 
Opinión

Encallados

El buque mercante “Blue Star”, un quimiquero de 129 metros de eslora que navegaba sin carga  bajo pabellón maltés de Bilbao a  A Coruña, encalló a las 23.50 horas del pasado viernes en la costa de Ares, un municipio gallego situado en la provincia de A Coruña, en las Rías Altas, sin que hubiera que lamentar daños personales, medioambientales o materiales, más allá de los que pueda sufrir el casco del buque.

 
Opinión

1994

En los tiempos que corren, o más bien, vuelan, a veces viene bien detenerse un momento y echar la vista atrás para luego volver a mirar al frente con la determinación de quien sabe bien de dónde viene y también a dónde quiere ir. De ahí que las personas seamos tan dadas  a recordar y a celebrar los aniversarios con una indispensable dosis de nostalgia, con el pensamiento puesto en un pasado que se recuerda con cariño.