Se han superado

Paco Prado

En uno de esos debates que celebran los medios generalistas, diario Levante en concreto, me enfrascaba cierto tiempo atrás en una discusión en directo. La temática de ese momento era la generalmente negativa e injusta opinión que los ciudadanos tienen sobre su puerto. En un rincón este que lo es (lo que no sé es qué soy), y en el otro Josep Vicent Boira, hoy máximo responsable del Corredor Mediterráneo y por entonces Secretario Autonómico.

| 17 mayo 2019

Le decía yo, con mi casi siempre inadecuada pasión, que el mal concepto que la sociedad tiene de los puertos en parte se basa en que los principales generadores de opinión, los políticos, por desinformados casi siempre e insultantes a veces, dejaban mucho que desear a la hora de hablar de sus puertos. El revuelo se sirvió en bandeja. Yo me tuve que marchar. El otro día pasé por las instalaciones del Levante y me pareció verlos allí todavía discutiendo. Inexactitudes aparte, que conste que Boira pasa por ser uno de los mejores o el mejor político que ha conocido este sector. Dicho esto, lo de sus compañeros de profesión es digno de juzgado de guardia a veces, otras no tiene nombre y el que se me ocurre no se puede publicar. Innumerables son ya los casos en los que estos señores políticos y políticas (¿se dirá así?) les dan patadas a sus contrincantes en el culo del puerto.

Intentamos olvidar sus desatinos cuando hablan de nuestro pan y nuestra sal. Pero no nos lo permiten, porque siguen añadiendo más y más disparates al saco de los despropósitos. El otro día, la candidata de Unidas Podemos a la Alcaldía de Valencia, María Oliver, los superó a todos. No era fácil superar barbaridades como: “El acceso norte es un proyecto de derechas” (Clementina Ródenas, PSOE), “La ampliación del Puerto no es necesaria porque yo no veo barcos haciendo cola en la bocana” (Martín Quirós, PP), o “Ampliar el puerto es un proyecto salvaje que conlleva destrozar la línea de playa y la huerta desde Valencia hasta Sagunto” (Esteban González Pons, PP). No era sencillo, pero la pasada semana la candidata de Podemos lo logró. En el debate de los candidatos a la alcaldía, organizado por la Cadena Ser, señaló, literal: “Ahora mismo se está ejecutando un proyecto, la ampliación del Puerto, que nos va a convertir en el puerto gasolinera de todo el Mediterráneo, cargándose toda la flora y la fauna marina desde Sagunto hasta Cullera (…) no queremos ser una gasolinera a nivel planetario”. Campeona mundial. Seguro que los más estrictos controles medioambientales a los que se ha debido someter la ampliación son una total chorrada y en breve no quedará ni rastro de vida marina, en toda esa zona del Mediterráneo. Mal asunto para los que no quieren petar la zona de turistas. Vendrán a miles ahora que no va a haber ni una medusa.  

He escrito ya en otras ocasiones que empresarios y trabajadores no deben olvidar este tipo de ataques, que, aunque parezca increíble, acaban calando en la opinión pública más desinformada, pero tan votante como el que más. Hemos de aprovechar cuando nuestros mandatarios o aspirantes a serlo hablan de algo que conocemos, como el puerto, para confirmar, de golpe, su grado de respeto por la verdad y tenerlo en cuenta para cuando hablen de otros temas que no conocemos. Con conocerlos a ellos será suficiente.



Relacionadas

 
Opinión

La inauguración de la Terminal Norte

La discrepancia creciente que están mostrando algunos políticos con el principal caudal de la economía valenciana, el Puerto de Valencia, tiene a los profesionales logísticos sumidos en una perplejidad que empezó siendo enfado y está cuajando ya en una seca y profunda tristeza.  Digo políticos valencianos en general, porque si llamativas son las declaraciones de unos, mucho más llamativos son los silencios o las tibiezas de otros.

 
Opinión

Cómo celebrar 150 años

El implacable paso del tiempo tiene también sus partes positivas. Una de ellas es que ya podemos comparar. Cienes y cienes de saraos, celebraciones, cócteles y derivados hemos podido vivir y sobrevivir en estos 33 años de observación diaria del sector.