Tirarlos al mar

Paco Prado

Local para bodas, bautizos, comuniones y separaciones, aula para explicar la cultura y la historia, pista de atletismo, sala de conciertos, salón de congresos, cine de verano, “paellódromo”, centro de presentaciones falleras y galas solidarias, pista de patinaje, gimnasio, piscina, circuitos para carrera de vehículos con radiocontrol, salón de baile, centro de ensayo para bandas de música, parque infantil, escuela de teatro, local para mítines… incluso sede de empresas de “producción cultural” o del sector de la “innovación y la economía del conocimiento”. 

| 3 mayo 2019 - Actualizado a las 05:20h
Dentro de mi atrevida ignorancia se me ocurren esos y otros destinos para los tinglados 4 y 5 del Puerto de Valencia. Bueno, no todas son ideas mías. Las dos últimas se dieron como buenas a principios de julio del pasado año, cuando los tinglados y su uso volvieron al Ayuntamiento de Valencia.Hubo firma de convenio protocolario, aunque para ello hubo de traerse el documento, las sillas, la mesa y el boli. Hubo invitados, hubo políticos, hubo empresarios del sector, periodistas varios, fotógrafos...

Para seguir leyendo hazte premium

Escoja el modelo más adecuado

¿Ya tiene una cuenta? Inicie sesión